Del 12 al 21 de mayo 2017,
Centro de Exposiciones Quito

Proteja su inversión inmobiliaria

  • Solicite del constructor/vendedor, el correspondiente certificado de gravámenes del bien a comprar para verificar si la propiedad es de quien la vende y si sobre ella pesa algún gravamen. Confirme que el proyecto cuenta con todos los permisos municipales de ley, y que en el pasado el promotor haya cumplido con sus clientes.
  • Requiera de la empresa promotora una copia del certificado de cumplimiento de obligaciones emitido por la Superintendencia de Compañías.
  • El representante legal de la empresa promotora que suscribe una escritura pública de promesa de compraventa deberá presentar una copia del nombramiento que lo acredita como tal, que debe estar vigente y registrado en el organismo competente.
  • Asegúrese de que la promesa de compra-venta sea elevada a escritura pública. La escritura pública es el único documento legal que evidencia el acuerdo de compraventa y los términos del mismo. Si requiere hacer modificaciones al contrato inicial, cada una debe constar por escrito en un adendum firmado por las partes, dentro de una “segunda” escritura pública modificatoria a la primera.
  • Incluya en la escritura pública de promesa de compra-venta todo cuanto haya sido establecido verbalmente: precio, forma de pago, alícuota correspondiente, ubicación de la unidad que está comprando, plazos de entrega, multas por atrasos o desistimientos, detalles de acabados, etc. Verifique que las condiciones estén escritas con claridad y no se presten a interpretaciones.
  • Cada pago o anticipo económico que realice deberá estar respaldado por un documento formal, emitido por el promotor, y deberá tener una firma de responsabilidad. De preferencia, los pagos se realizarán a la persona/compañía que sea quien prometa en venta el bien.
  • Cuando la comercialización del proyecto se realice a través de un fideicomiso o encargo fiduciario, esto implica únicamente que su dinero no será entregado directamente al promotor inmobiliario, sino a una tercera figura legalmente constituida, que imparcialmente administrará esos fondos.
  • Si el vendedor es una persona natural cuya actividad económica principal no es la venta de inmuebles, tome precauciones adicionales para asegurar su inversión. Las personas naturales están permitidas legalmente a participar en esta actividad, pero es mejor asesorarse con un abogado antes de comprometer su dinero con una persona que habitualmente no se dedica a la promoción inmobiliaria/construcción. Asegúrese de mantener en un archivo seguro toda la documentación relativa a la compra de su vivienda.
  • Obtenga referencias de otros compradores sobre los proyectos inmobiliarios comercializados por esta empresa, y sobre el cumplimiento de los promotores.
  • Visite el lugar de la construcción periódicamente para verificar el avance de obra.

Más sobre asesoría inmobiliaria

Con el auspicio de